Colegio Jara

El Colegio Jara es el primer centro educativo ordinario que reproduce la esencia pedagógica del Modelo Helix de la Fundación Aprender, un modelo para todos los que buscan aprender de otra manera potenciando las capacidades, desarrollando talentos, y que lleva al éxito escolar.

Partimos de un modelo que ha sido creado pensando en quienes tienen dificultades con el sistema de aprendizaje tradicional, con la lectoescritura; pensando en quienes presentan dislexia, altas capacidades… Este modelo posibilita la integración y ayuda a desarrollar los talentos de todos los alumnos, independientemente de que tengan o no dificultades, haciendo del aprendizaje un descubrimiento, con alegría e interés.

El Centro nace en 2018 con una oferta educativa que arranca con 3º de primaria hasta 4º de ESO, con vistas a ampliarse progresivamente hasta 2º de bachillerato y Formación Profesional de grado medio y superior.

Abierto el plazo de admisión

Camino Robledo de Chavela, 113
28210 - Valdemorillo (Madrid)

658 366 250

*

Proyecto Educativo

El proyecto educativo del Colegio Jara está basado en el modelo Helix de la Fundación Aprender.

Helix nace como apuesta decidida por el desarrollo y la extensión del método de trabajo del colegio Brotmadrid, que desde 2011, atiende a un alumnado que precisa una alternativa al método tradicional, a la escuela reproductiva y que ha conseguido un modelo de éxito.

Pilares Básicos

  • Una metodología activa, que hace del niño el protagonista.
  • El profesor y el equipo docente como alma y líder de la acción educativa.
  • Una visión inclusiva y compartida del niño, del conocimiento y de las posibilidades de interacción entre ambos.

Apostamos por la diversidad y por la confianza en las posibilidades de aprender de todos los niños, también por los que tienen dificultades de aprendizaje. Optamos por los postulados básicos de la pedagogía de Decroly: partir de los intereses del niño, el centro de interés como elemento globalizador y asociativo, y un aprendizaje de la vida y para la vida.

Junto a la plena vigencia de los principios de Decroly, su flexibilidad posibilita dar cabida a otras metodologías activas, desarrolladas desde hace años y que por fin empiezan a extenderse: el aprendizaje cooperativo, el aprendizaje basado en retos o en problemas, los proyectos interdisciplinares o la irrupción de las nuevas tecnologías. Estas metodologías se integran en el modelo, lo complementan, son el medio y no el fin para conseguir los objetivos.

El niño es el centro y el protagonista del aprendizaje, partiendo de la motivación que supone enlazar con sus intereses, desde experiencias cercanas, asociando y comprendiendo los principios y los contenidos desde los vínculos existentes entre estos y su realidad, para adquirir desde ahí un aprendizaje profundo.

Partiendo de la actividad, aprendemos haciendo, guiados por metodologías activas, podemos definir otros aspectos característicos (experimentación, asociación, evaluación continua), pero siempre teniendo en cuenta que las necesidades de aprendizaje del niño se atienden con la acción educativa, en el aula y fuera de ella. Todo parte de aquí, sigue un proceso activo y finaliza mostrando, exponiendo o compartiendo lo aprendido.

Objetivos

  • Conseguir los objetivos del diseño curricular contemplando con toda especificidad las dificultades gnósticas y práxicas de nuestros alumnos. Busca llegar al mismo objetivo pero de manera diferente, por otros caminos.
  • Desarrollar las aptitudes cognitivas de cada alumno a través de la metodología adecuada: modelo Helix.
  • Desarrollar habilidades competenciales y no solo académicas: relacionarnos con otros, asumir responsabilidades, colaborar, afrontar y resolver problemas, desarrollar pensamiento crítico, ser creativos, innovadores, emprendedores…
  • Fomentar o recuperar, si es el caso, la estabilidad psicoafectiva en el alumno, consiguiendo más seguridad y confianza en sí mismo con una mayor autoestima.
  • Conseguir que el alumno aprenda y disfrute por hacerlo y valore positivamente sus progresos, superando la desmotivación y sensación de fracaso, tan característica en los alumnos con dislexia.

Para la consecución de estos objetivos, Jara pone el foco de atención en la persona. Es un colegio niñocentrista. Concibe el aprendizaje como un proceso continuo, al que presta atención en el día a día, siendo consciente de que este presente marcará el desarrollo del mañana. Concibe la etapa escolar, por tanto, como una experiencia de vida que no puede ni debe limitarse a los objetivos académicos, ya que estos son medios y están al servicio del desarrollo general del niño. De ahí que Jara se centre en este desarrollo integral del niño y en sus intereses en lugar de en dichos objetivos académicos.

En Jara el niño es el protagonista y trabajamos para que lo sea también de su vida, para que sea capaz de tomar decisiones y crezca en conocimientos, destrezas y valores.

En Jara se aprende descubriendo, investigando, observando la realidad que nos rodea, para que los chicos experimenten, manipulen, creen, y finalmente, cuenten y expresen lo aprendido, lo compartan con otros y se conviertan así en agentes de cambio. Todo de mano del modelo metodológico Helix y de profesionales, que son parte de un gran equipo, que confían en todos y cada uno de los alumnos.

Valores

Si queremos que el mundo de mañana sea mejor que el de hoy, en Colegio Jara cuidamos y educamos en respeto e igualdad a los niños que lo van a cambiar, porque entre el mundo de hoy y el de mañana que será mejor, están los niños.

Apostamos por el respeto, el crecimiento, el autoconocimiento, la autonomía, la satisfacción personal, la actitud crítica, la convivencia del trabajo individual y trabajo en comunidad.

Localización

Para facilitar el acceso al centro educativo desde Madrid capital, Jara pondrá a disposición de las familias que lo soliciten un servicio lanzadera de transporte.

©2018 Colegio Jara | Marketing Educativo logo-istak